Las influencias de los 80 y los 2000, la estética suavemente deconstruida y el auge a unas siluetas femeninas establecen las tendencias de esta temporada FW18. La sastrería y el estilo retro ganan importancia, mientras que las temáticas utilitarias, deportivas y urbanas se reinventan una vez más.

Abrigos oversize, sastrería, pantalones anchos y de vestir con un toque deportivo tomados en la década de los ochenta donde los tonos naturales y las siluetas se construyen añadiendo capas de prendas y accesorios.

La tendencia que evoluciona a partir de deportes de montaña como el trekking o hiking, y el estilo aprés ski. Monos, pantalones cargo, parkas y cangureras son esenciales.

El estilo urbano de los 90, volúmenes de los 80 y la sastrería de los 70 se reflejan en vestidos camiseros, mangas con volumen y piezas off-shoulders potencian la parte más romántica de la colección.

Bolsillos carpenter, pantalones cargo, overoles y jeans holgados que reflajan la esencia urbana de los 90 se convierten en los nuevos básicos.